Captura de pantalla 2018-07-05 a las 0.36.38.png

Tiene que ser muy guay despertarse ahí, contemplar la quietud y la belleza del agua y bajar a desayunar. Sostener un libro mientras se enfría un poco el té, balbucear un “¿qué tal has dormido?”, pensar cosas como ” qué bien estoy aquí “, por ejemplo.

Hoy he tenido una batalla hormonal aquí dentro, de eso que estás más sensible de lo normal (y la premenstrualidad ataca jajaja) y te emocionas fácilmente. Hacía tiempo que no estaba “tan tonta”. Una amiga me dijo “resulta que estoy llorando en el autobús, pero estoy llorando bien, es solo que escuché esa canción” y quise correr a abrazarla muy fuerte, no sé, quise estar en el asiento de al lado y decirle “estoy aquí”. Hoy en la playa sopló el viento, el mar rugía un poco (inofensivo pero ya sabes, rugía) y me puse melancólica, sí, sí, de esto que piensas   “no es el lugar para ponerse sensible, no sé”. Se me pasó al cabo de un rato.

Después he recordado lo bonita que es mi vida (mi perro. Nuestra casa. Mi súper cama.  Mi familia. Mis amigos. Mi pasión por el teatro. Mi trabajo, los niños cuando me abrazan. Los sitios que visité. Mis veranos felices. El modo que tengo de apreciar todas las cosas que suceden. Mi corazón cuando bombea. Mis amigas imprescindibles, que nunca fallan, que me quieren todos los minutos. Mis sábanas. La gente que ha llegado a mi vida este año para llenarla de momentos bonitos, de planes, de cariño. Mi adoración por el cine. Los viajes que hice. Las navidades. El río por las tardes. El barrio en el que decidí vivir. Las tardes de piscina. Aquella heladería. Los libros que compro, la sensación de curiosidad que me provocan cuando aún estoy pagándolos. Esa cafetería en la que me siento contenta y pido tarta de zanahorias. Las tormentas. La voz de C. diciéndome hoy “¿cómo sigues linda?”. Los mensajes bonitos que recibo todos los días en el teléfono, nada más despertarme diciendo “bonjour/ good morning…”. Las fotos de Álex desde tan lejos. Las risas, la lealtad de Carol. Los atardeceres. La calle Regina en invierno. Cuando canto en la ducha por las mañanas. Las risas con mis amigos, esas veces que he llorado de risa sin remedio.  María que permanece y llama y me hace reír aunque no tenga un buen día. Mi niñez, mis juguetes, el hogar de mis padres tan sereno y acogedor. Cuando nado sin prisa y la luz del sol atraviesa los ventanales y se filtra en el agua. Aquellos viajes en Semana Santa. Las fotos y risas en todas esas ciudades. La calma cuando dormía abrazada. Las veces que estrené una obra. Aquel primer casting que hice a los 16 años, el miedo y la felicidad cuando me eligieron. Los focos, la emoción subida al escenario tantas veces. Las horas escribiendo. Las veces que me enamoré de personas estupendas, y decoraba casas y ponía árbol de navidad. Los picnic que he hecho sobre manteles de cuadros. Cuando encontré a Furo y durmió en mi hombro. Las performances y actividades en las que participé siendo vegana y activista. El día que me dieron una plaza y ella me grababa con su teléfono móvil mientras yo saltaba en plena calle. La vez que me regalaron un coche color cereza y lo saqué del concesionario radiante. Las mañanas frías en el Bosque, bajo las sábanas y las mantas. Los cuentos con mi madre. Todo lo que quiero hacer, todo lo que sueño…), y he colocado la desazón de ese momento donde corresponde. A veces es necesario observar el lago un rato para colocar todas las emociones que sentimos en un momento dado. Yo antes vivía con la sensación de “tener que correr constantemente hacia algún sitio y no perderme nada”. Ahora puedo contemplar el agua, el murmullo que hace, y quedarme así hasta haber ordenado algunas ideas. He sido más consciente de las cosas que deseo hacer o conseguir, y de la suave frustración que me provoca no haberlas hecho últimamente. A veces me falta tiempo para detenerme y decir “yo lo que quiero es esto, no puedo olvidarme más veces”.

Me encanta esa postal. El lago. El silencio. La belleza serena que abraza esa casa. Imagino que dentro hay una mujer leyendo y otra que la observa. Puede que estén de vacaciones. No hay prisa por nada.

 

 

 

Anuncios