girl-indie-photography-vintage-Favim.com-622039

Y entonces alguien te nombra, y apareces en cualquier parte.

Escribir una novela ha sido como nacer otra vez en todas las palabras. Ha supuesto un proceso complicado, divertido, doloroso, pero absolutamente enriquecedor. Tal vez porque las dos protagonistas han formado parte de mí  durante más de un año y medio, y ahora, dejarlas ir, se me hace raro.

Inés y Adrianne se encuentran o se buscan, no lo sé. Lo importante es que coinciden, como dos extrañas que se observan desde lejos y lo saben, porque hay cosas que sabemos antes de llegar a sentirlas o sufrirlas.

No podría definirlas, ni elegir una de ellas, porque he inventado a ambas con mis manos y mis labios. Imaginé el gesto ese que hacen cuando quieren besarse, o cuando permanecen concentradas en los niños o los perros que ladran al otro lado de la calle. Construí sus respectivas infancias, la voz que tendrían a los seis años, el sonido de sus tacones sobre la acera, el boom boom del corazón que se acentúa si se miran, la postura que mantienen si se sientan con un libro en el regazo, la textura de sus lágrimas cuando están solas y hace frío. No sé. Les he cosido los vestidos, y las he peinado un poco a mi gusto. Adrianne, tú sientes todo hasta el extremo, porque eres la carne, el placer, la ternura, la inocencia. Inés, tú contienes en tu garganta todo lo que está por decirse, y amas limpio, como quién ha estado esperando, eres silenciosa e ingobernable, la luz si alguien te observa de perfil, y la tormenta si se atreven a asomarse detrás de la piel y la ropa.

Ellas han estado conmigo en momentos francamente difíciles, de cambios y procesos. No voy a negarlo. Y a veces, la simple obligación de darle voz y movimiento, me ayudaron a creer en ellas.

Ahora toca despedirme de ellas. Y no sé cómo hacerlo. Estoy entretenida eligiendo un título para su historia, tengo unos seis entre los que no consigo decidirme, pero creo que no es más que una excusa para prolongar el momento de tenerlas conmigo, susurrándome aquello que quieren hacer, decir, pensar, soñar, sentir.

Espero que en poco tiempo, las tengáis en vuestras manos, para que os acompañen si nieva, o duele, o estáis abrazadas a alguien mientras duerme.

 

 

Anuncios