AMOR-CORTÁZAR

Cortázar.

Quizá el amor es eso. Eso y otras muchas cosas, claro, a lo mejor habría que añadir que el amor es admiración mutua, respeto, complicidad, compañía, es percibirnos siempre de la misma manera incluso cuando estamos más frágiles o brillamos con menor intensidad, pasión (no dejar nunca de decirse eso de “me muero por besarte ahora mismo”), ternura, a veces sexo y otras veces hacer el amor, conversaciones hasta las tantas y que no se acaben las ganas de seguir hablándose, crecimiento personal, leerse en voz baja, besar en la frente si hay fiebre o dolor, perdonarse, es empatía, es reírse de lo mismo así encorvándose levemente o echando la cabeza hacia detrás, es comentar con orgullo algo así como es mi novia/mujer/pareja y hacerlo con una sonrisa impactante de estas que arrojan luz sobre todo lo demás, es un me muero sin ti, a veces puede ser como esa canción de Sabina que empieza diciendo yo no quiero una amor civilizado, pero otras veces puedo convertirse el amor en todo lo contrario, en un quiero hijos y casa contigo (y hacer mucho el amor también).

Pero aún así, estas breves líneas de Cortázar (en la imagen) definen bien un sentimiento indescriptible que nace quizá de un beso o de un encuentro sexual y que está dotado de significado. Esa conexión, ese vínculo, es maravilloso.

Anuncios