books

A punto de volar. Me siento así, un poco.

Tengo dos libros al borde del precipicio. No, los precipicios no me gustan. Así que empiezo de nuevo: tengo dos libros al borde de una piscina. Y quieren saltar.

A mí me asusta que se lancen al vacío, supongo que ese miedo es una emoción natural ante lo desconocido. Pero tengo tantas historias guardadas en mis bolsillos, en el fondo de mi garganta, en los zapatos… Están ahí. Viven y respiran casi de forma independiente.

Es irremediable. A mí me nace una historia del simple roce de mi codo con la piel de un transeúnte. Una vez inventé un relato a partir de una discusión ajena, no escuché qué se decían, pero ¿qué más daba?

Tengo ganas de dar a luz a esas dos obras (honestamente no sé si estarán a la altura de lo que esperas de mí). No obstante, tengo ganas de que nazcan, y vengas de visita a mi “casa”.

He creado este espacio, este helenalago.wordpress.com para ti. Aquí podemos conocernos y hablar de lo que escribo, de lo que sientes cuando yo digo.

Anuncios